Nosferatu

 

 

En Alemania, 1922, Friedrich Wilhelm Murnau dirigió un filme de terror del cine mudo, que se convirtió en la primera adaptación del libro ‘Drácula’ de Bram Stoker, y lo nombró: Nosferatu. Esto como una artimaña para esquivar las bombas en forma de demandas por infracción de derechos de autor, por parte de la viuda de Stoker.

La película está contextualizada en 1838, donde, en búsqueda de un nuevo hogar para compartir con su esposa Ellen, Hutter emprende un viaje de Wisborg hasta Transilvania. Al llegar al Castillo ‘Los Cárpatos’, lugar que su agente inmobiliario le recomendó, se encontró con pistas que insinuaban que el peculiar Conde Graf Orlock, propietario del castillo, tenía una conexión con vampiros. Sin embargo, esto se esclareció luego de firmar el contrato, se marchó con una picadura en su cuello y con una gran preocupación de qué será de su vida después de eso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *